La historia se repite y a Barack Obama le toca afrontar el cierre de gobierno número 18 en la historia de Estados Unidos. Desde 1976 hasta octubre de 2013, se han sucedido los pulsos entre el Congreso y la Casa Blanca a los que no han escapado presidentes como Jimmy Carter, Ronald Reagan o Bush Padre quien se enfrentó a una crisis de este tipo en plena operación militar en el Golfo Pérsico. En la práctica, un cierre de gobierno o shutdown significa que el Gobierno paraliza todos los servicios públicos salvo los considerados esenciales como el Ejercito o el control del tráfico aéreo.

Fotografía de Jewel Samad difundida por AFP

Fotografía de Jewel Samad difundida por AFP

La crisis más prolongada se vivió en noviembre de 1995 bajo el mandato de Bill Clinton, alargándose durante 28 días. Y como tal, unos años después el universo de Aaron Sorkin recreó una situación similar con un doble capítulo en la quinta temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca. En la ficción, la causa del shutdown se debía a la falta de acuerdo en la negociación bipartidista de los presupuestos, negándose el presidente Bartlet a aceptar un recorte del 3% en el gasto público. Y en la realidad, el cierre del Gobierno es la consecuencia última de la batalla del ala más radical del Partido Republicano, el movimiento Tea Party, contra la aplicación de la reforma sanitaria conocida popularmente como ‘Obamacare‘.

La justificación que hemos escuchado de los dirigentes republicanos es similar a la que esgrimieron sus alter egos en el doble capítulo dedicado al cierre de la Administración Bartlet en la serie de Sorkin. “Hacemos lo que dijimos que haríamos si nos votaban“. Se les podrá acusar de inconsciencia pero no de incoherencia, En la ficción llevaron al límite la lucha contra el déficit y ahora es el Obamacare. En ambos casos no han dudado en enviar a su casa a 800.000 empleados del Estado (940.000 en la serie de Aaron Sorkin).

En el mencionado episodio, pudimos seguir la evolución de la crisis, que tuvo su punto álgido con el golpe de mano que dio el presidente Bartlet caminando desde la Casa Blanca hasta el Capitolio para retomar las negociaciones con el líder republicano y recuperar la iniciativa en el pulso por el control presupuestario. En este enlace podéis ver la famosa escena del paseo hasta el Capitolio:

Curiosamente, en el Washington de 2013 Obama también ha hecho un pequeño recorrido a pie, aunque fue para comprar un sandwich de pavo en un restaurante que ofertaba descuentos a los funcionarios afectados por el cierre de Gobierno. Una vez más, vemos a Bartlet y a Obama pararse con los ciudadanos en plena calle, trasladando la imagen de cercanía y de ser un tipo normal que por un tiempo se viste de Comandante en Jefe. En el caso de Obama, quien acudió en mangas de camisa y acompañado por el vicepresidente Biden, consiguió proyectar una sensación de absoluta normalidad. Algo así como que  la vida sigue pese al cierre del Gobierno que han provocado los republicanos y a la vez enviaba un mensaje de solidaridad hacia los empleados públicos. A continuación, el famoso video del sandwich de pavo con mostaza, difundido por la Casa Blanca:

De momento, el pulso por la opinión pública parece decantarse a favor de Obama a tenor de las encuestas. En 1995, Bill Clinton alcanzó sus mayores cotas de popularidad durante el cierre de Gobierno lo que le sirvió para arrasar posteriormente en la reelección. Los republicanos son conscientes de que están jugando con fuego, y a la hora de gestionar crisis, el equipo de Obama ha demostrado tener siempre más de un as en la manga.

Desde el perfil del presidente en Twitter, se ha lanzado una recogida de apoyos y un enlace a una web desde la que conocer minuto a minuto el impacto del cierre en la economía de Estados Unidos. Asimismo se promueven los hashtags #EnoughAlready #JustVote y #TeaPartyShutdown. Este último para incidir en la culpabilidad de los republicanos más radicales en el cierre de Gobierno. La Casa Blanca y Obama los responsabilizan directamente de la crisis al igual que a John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, ya que en sus manos está el convocar una votación para restaurar la normalidad.

Portada del Daily News

Portada del Daily News

En la Cámara baja tiene mayoría el Partido Republicano, en el que presiona además duramente el Tea Party, para continuar el pulso a Obama, mientras en el Senado el control está en manos del Partido Demócrata. También hay voces críticas dentro del Partido Republicano contra esta medida como la del senador Jhon McCain, que considera que la crisis se debe a la intención equivocada de  impedir la entrada en vigor del Obamacare como sea.

A John Boehner le hemos visto durante el ShutDown en esta espectacular portada del periódico neoyorkino Daily News inspirada en la serie de Netflix House of Cards. En la imagen el portavoz republicano, John Boehner, sustituye a Frank Underwood sentado en el memorial de Lincoln, y el título es sustituido por el juego de palabras House of Turds (Casa de Mierdas).
La impactante ilustración del jefe de los republicanos en el trono del protagonista de la serie de David Fichner contrasta con la elogiosa portada que dedicaba la revista Time a Jeff Haffley, líder de los republicanos en El Ala Oeste de la Casa Blanca, al inicio de la crisis donde se preguntaba si estamos ante el nuevo boss llevando a la primera página el desafío sobre el control de los presupuestos que lanza a la Administración demócrata.
Portada de la revista Time en El Ala Oeste de la Casa Blanca dedicada al líder republicano

Portada de la revista Time en El Ala Oeste de la Casa Blanca dedicada al líder republicano

De nuevo, nos encontramos con una analogía entre la ficcion y la realidad, donde la prensa y la ficción se hacen un doble guiño. El Ala Oeste y Time por un lado y Daily News con House of Cards por otro. En la ficción empezaron ganando los republicanos mientras que en la vida real aparecen como los malos de la película. ¿Nos dejará esta crisis más similitudes entre la realidad y el entrenimiento? De momento, este shutdown, ya es un shutdown con pavo, veremos si no se prolonga y la mostaza del sandwich acaba manchando a Obama por un exceso de confianza.

“Si le quitamos unos ceros pasaría por un contable de la mafia”
Presidente Bartlet
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s